Vivir en Moncada

Blog personal de José María Navarro y Esther Hurtado. Agentes inmobiliarios propietarios de Pisos Moncada Asesoría Inmobiliaria.
  1. Feliz

     

    A los más ingenuos les recuerdo que el futuro ya está aquí, en realidad siempre lo estuvo. Yo tarde treinta y dos años en darme cuenta, pero al final lo descubrí.

    Desde entonces, y ya van veinte años, tal como decía Einstein, procuro vivir como si fuera a morir mañana y aprender como si no fuera a morir nunca. Desde entonces, ando de pelea con mi zona de confort. Desde entonces, ocupo mi bien más precioso, el tiempo, en hacer cosas que valen la pena.

    “Cuanto más, mejor “, dice la máxima inmobiliaria. Quizás por eso compañeros de profesión de toda España, que han pasado con nota las dificultades que fueron apareciendo durante la crisis, se afanan ahora en crear enormes oficinas inmobiliarias con decenas de agentes, “autónomos” (dicen con la boca pequeña). En una especie de concurso para ver quien la tiene más grande (la inmobiliaria digo…).

    Que flaca es la memoria, ya no recuerdan que las grandes organizaciones, hace diez años, fueron las primeras en caer por el empuje de la crisis.¿O quizás si lo recuerdan y por eso "contratan autónomos"?

    No está en mis planes intentar ser un mega empresario inmobiliario, no quiero ser el que más vende, ni el que más dinero gana (no me pone la pasta). Simplemente aspiro a que los clientes de nuestra empresa (muchos o pocos) hablen bien de nosotros porque les prestamos un servicio excelente.

    Dios me libre de criticar a aquellos que se creyeron a pie juntilla todo lo que leyeron en “el agente inmobiliario millonario” y han convertido ese libro en su biblia. Que para los que no sois del sector, os diré que es un interesante best seller inmobiliario, donde los autores, basándose en un laborioso estudio, explican el camino que un agente inmobiliario debe seguir para hacerse rico.

    Alguien tendrá que escribir algún día “el agente inmobiliario feliz”. Y no seré yo el autor de tan pretencioso acto literario, a pesar de haberme especializado en la laboriosa tarea de perseguir la felicidad, conjugando las clásicas variables existenciales: familia, trabajo y aficiones.

    Si algo sobra en estos ruidosos tiempos modernos son, influencers, gurús y coachs de pacotilla, expertos en vender la moto, a base de dar ánimos, con proclamas tan previsibles como falsas.

    Yo mientras tanto seguiré dedicándome a intentar ser un agente inmobiliario feliz, persiguiendo el bien más preciado que existe en este mundo tan moderno, el tiempo. Tiempo para hacer cosas que valen la pena, con mi familia, con mis clientes y con mi bicicleta.

     

    • Agentes inmobiliarios
    ...
  2. Oficina de Pisos Moncada con nuevo Logotipo

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Siempre he preferido las distancias cortas. Es en la cercanía donde descubro las características más auténticas del otro, los sentimientos, los miedos y las emociones que embargan a esas personas que están ahí, al alcance de nosotros, tan cercanos y casi sempre, tan alejados.

    Quizás por eso no me desenvuelvo bien en redes sociales, un mundo donde nada es lo que parece. Aunque es cierto que le reconozco algún "beneficio", como la democratización del postureo, una anti virtud, antes al alcance de unos pocos habituales del papel cuche; ahora disponible para que propios y extraños hagamos creer a los demás que somos lo que en realidad nos gustaría ser. 

    Lo reconozco, llevo muy mal lo de ser Influencer, de hecho, hace meses que no escribo en este blog; y es que lo hago cuando siento que tengo algo que contar. Supuestamente esta ventana virtual va principalmente de cuestiones inmobiliarias, pero como habrás notado, no puedo evitar hablar de aquello que me gusta, preocupa, entristece, o alegra.

    Lo mismo me ocurre en nuestra empresa inmobiliaria. No puedo evitar tender a prestar un servicio al cliente como el que me gustaría que me dispensaran a mí. No puedo evitar involucrar a nuestra empresa en la búsqueda de soluciones en cuestiones de nuestra comunidad que me preocupan. No puedo evitar entristecerme cada vez que descubro la necedad que envuelve a muchos "empresarios" de mi sector, empuñando el “todo vale” para conseguir alcanzar sus objetivos económicos. Pero tampoco puedo evitar alegrarme, al descubrir como nuestros clientes y vecinos (no consigo distinguirlos) se sienten satisfechos por el trabajo que en Pisos Moncada realizamos para ellos, agradeciéndonoslo con su recomendación.

    A riesgo de repetirme, continuo como empecé. Siempre lo tuve claro, el secreto está en la cercanía, cuando esta alcanza su máxima expresión se convierte en simbiosis. Nosotros estamos en ello, queremos ser

    ...
  3. Valentin y Dolores

    Valentín y Dolores llegaron a Pisos Moncada en busca de ayuda, tenían una necesidad imperiosa. Cuestiones familiares que no vienen al caso, hacía imposible que siguieran viviendo en el cuarto piso sin ascensor en el que tan felices habían sido durante décadas. A la vez, era imprescindible encontrar una vivienda en planta baja que cubriera sus nuevas necesidades.

    Cuando nuestra compañera Victoria les expuso el análisis comparativo de mercado de su propiedad y ellos tomaron conciencia de por cuanto podrían vender su viejo hogar, se les vino el mundo encima. Entonces tuvimos que explicarles la diferencia entre el Valor y el Precio.

    Creo que todos tenemos claro cuál es el Precio de un inmueble. Obviamente es la cantidad en euros que uno recibe si vende una propiedad, o que paga si la compra. Sin embargo, el valor inmobiliario es un parámetro desconocido para la mayoría de las personas.

    Lo que más influye a la hora de vender un inmueble, es la zona donde se ubica. Las diversas características que conforman el lugar donde se ubica una propiedad, determinan las ganas que la gente tiene de vivir, o no vivir en ese inmueble. A esas ganas (que se miden por el número de personas interesadas en la zona), se le denomina demanda. Y todos sabemos que, en nuestra economía de mercado, la demanda afecta directamente al precio.

    A la influencia que la demanda tiene en el precio, se le denomina Valor.

    En ocasiones suceden cambios físicos, sociales o económicos, que afectan solo a zonas determinadas. Estos cambios se trasmiten a la demanda de la zona y por tanto al precio. Esto puede ocurrir independientemente de las circunstancias económicas generales del mercado inmobiliario.

    En esta reciente crisis inmobiliaria se han producido bajadas medias generalizadas de los precios en España del 50 y 60 por cien, pero hay que tener cuidado con las estadísticas, porque no en todas las zonas han bajado por igual. Las zonas con mucha demanda, por ejemplo, el centro de grandes ciudades, como Madrid o Barcelona han aguantado bien el tirón y en algunos casos hay zonas que apenas han bajado un 10 o 20 por cien. En otros lugares sin embargo las bajadas han llegado hasta el 80 por cien.

    Volviendo al caso que nos ocupaba al principio con Valentín y Dolores. Les explicamos que por lo general cuando alguien quiere vender su inmueble para comprar un nuevo hogar, la coyuntura económica no debería afectarle, tanto si estamos en un ciclo de subida de

    ...

 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información.